Dicen las abuelas que en Mocoa abunda el “mal aire”, producto de las ánimas benditas de la pasada tragedia

punto 0 Comentarios. punto Otras noticias

Fotografia: video Nasemprar Tsuamatai – Curación del “Mal Aire”

La medicina tradicional que por siglos estuvo presente en nuestro continente y aún se niega a desaparecer en parte de la población de regiones como Putumayo donde el arraigo indígena es bastante fuerte, se escuchan voces de algunas abuelas que dicen que en Mocoa lo que se ha desbordado, sobretodo en lo niños, no es ninguna afectación de virosis como lo llama la medicina moderna, sino el tradicional “mal aire” producto de las muchas animas benditas después de la tragedia.

Y es que la medicina tradicional natural, donde también se enmarcan las llamadas “enfermedades metafísicas” que son aquellas que surgen por causas que van más allá del mundo físico, tiene algo de credibilidad ya que fue en su tiempo la ciencia médica que por siglos tuvo sobre sus hombros la salud de imperios completos, y no ha desaparecido aún a pesar del ataque sistemático, sostenido y hasta terrorista de las multinacionales farmacéuticas con el fin de expandir su imperio económico a costas de la enfermedad de las personas, con supuestos casos incluso de enfermedades inducidas por las mismas multinacionales para después ofrecer como cura sus fármacos químicos hechos en sus propios laboratorios donde fue construido el virus de la enfermedad. Igualmente ha sobrevivido al ataque de desprestigio causado por los charlatanes brujos que pagan sendos espacios en las radios de pueblos para estafar incautos enfermos desesperados por sus dolencias.

Sin armar discusiones bizantinas sobre estas enfermedades, si existen o no, les vamos a dejar la palabra de las abuelas sobre los síntomas que popularmente se conocen por generaciones sobre la enfermedad del “mal aire”.

Según las fuentes consultadas: “el “mal aire” se contrae cuando las personas caminan por lugares pesados donde ha habido difuntos o cuando se está en contacto con un difunto, el aire pesado de esos lugares entra al cuerpo de la persona que transita por allí a través de un mal considerado como de “intrusión” y lo enferma.

Los síntomas que presenta de improviso la persona enferma se nota cuando se “siente mal de repente”; le comienza un dolor en forma de punzadas en alguna parte del cuerpo, generalmente en la cabeza; Se pone débil todo su cuerpo y le da escalofríos, en algunos casos con fiebre; muchas veces sus evacuaciones excretas son espumosas o diarreicas. Para confirmarlo el terapeuta tradicional palpa el pulso del enfermo en distintos sitios y si nota un brinco fuerte y anormal en su torrente sanguíneo significa que la persona padece de “mal aire”, otras personas tienen otros métodos para confirmarlo”, según la fuente.

Igualmente afirma que: “el tratamiento lo debe hacer una persona que sepa medicina tradicional y se basa a través de sopladas o ahumadas por tratarse de una enfermedad de “intrusión” por ello es necesario realizar limpias con hierbas como la albahaca, el romero, el mirto, la ruda, el alcanfor, el zomiate, el tacoyo, el hinojo, para purificarle el ambiente y en ocasiones también acompañada con baños. NO ingerir”

Por ultimo nos dice que: “….. la forma de prevenirlo es Rezando una oración cada vez que tenga que pasar “por un lugar solitario o pesado”, si tiene que asistir a un velorio o funeral, les aconseja limpiarse el cuerpo con alguna de las plantas utilizadas en el tratamiento, o de forma medicinal fumarse un cigarro para cortar el “mal aire”.

No olvidar que la medicina ancestral ha estado en la tradición de nuestros abuelos de estas tierras mucho antes que llegaran las multinacionales con sus químicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No post found

Publicidad

No post found