No es cierto que a los políticos de Nariño les interese el Putumayo, cosa distinta es el pueblo de Nariño que siguen siendo nuestros hermanos de sangre

punto 0 Comentarios. punto Opinión

Senadores Nariñenses
Con importante votación en el Putumayo

No es cierto que a los políticos de Nariño les interese el Putumayo, dicen algunos habitantes de esta región; para la muestra está la obra Variante Mocoa – San Francisco, proyecto netamente putumayense que solo ha servido de caballito de Troya lleno de promesas en las contiendas políticas para algunos personajes de la región y para políticos de Nariño.

Aprovechando la gran ansiedad, expectativa y esperanza que existe en el pueblo del putumayo por la terminación de esa importante y tan anhelada obra, el tema solo lo han tomado para alimentar las promesas políticas de sus campañas y han venido tratando al pueblo del putumayo, campaña política tras campaña política, como a un niño que le prometen un dulce.

La percepción que ya ha tomado fuerza en el Putumayo es que a los políticos de Nariño por tradición y así lo dice la historia, nunca les ha interesado el Putumayo, caso contrario hace décadas ya hubieran hecho un gran frente común de Senadores Nariñenses, junto a la clase politica putumayense para gestionar la terminación de la obra variante Mocoa – San Francisco, la cual ya deberia estar terminada si de verdad les interesara esta región; no lo hicieron cuando Nariño se beneficiaba absolutamente del 100% de la economía del Putumayo, por ser Pasto la única salida que desembotellaba todo el territorio putumayense, muchas personas en la región NO creen que lo van a hacer ahora que dicha economía putumayense está tomando otros rumbos hacia el centro del país.

Resulta lógica también la versión de muchos catedráticos y pensadores regionales que opinan que la variante Mocoa – San Francisco, unida a la vía internacional hacia Ecuador, dejaría moribundo el punto de frontera Colombo – Ecuatoriano en Rumichaca, de allí que a los políticos de Nariño poco o nada les interese el desarrollo del Putumayo como frontera, ni como región.

Aydee Viveros Castro
Orlando Guerra de la Rosa

Pruebas que la maquinación de intereses netamente electorales entre políticos putumayenses y nariñenses  se dan para beneficio personal y de sus familias, mas no del colectivo de la ciudadanía putumayense son el caso concreto del Representante Orlando Guerra de la Rosa y su amiga política Senadora Mirian Paredes, quien esta última nombró en su UTL a la esposa del Representante putumayense, y no se conoce en el Putumayo que algún otro putumayense o el pueblo putumayense en general se haya beneficiado del trabajo legislativo de la señora Senadora. Ver siguiente link del Senado de la Republica de Colombia:

http://www.senado.gov.co/legales/item/2796-utl-senadora-myriam-alicia-paredes-aguirre

El pueblo del Putumayo ya se ha acostumbrado que Senadores de otros departamentos y en particular de Nariño aparezcan en la región solo en épocas electorales y no vuelven aparecer con ninguna solución o gestión concreta que beneficie al departamento.

Igualmente se dice que las extensiones del poder político de Senadores de Nariño, no solo está en apoderarse de las gerencias y direcciones de los institutos del estado en su departamento, sino también de los que funcionan en el departamento de Putumayo, donde regularmente se ve personas y amigos de los políticos nariñenses trabajando en dichos institutos, quienes contratan en los cargos de dichos institutos a más personal de Nariño, cerrando las oportunidades de trabajo a la mano de obra y profesional putumayense en un departamento que busca a gritos oportunidades para su propio pueblo. El SENA Putumayo con su director nariñense y el particular manejo que le dio a la plataforma de oferta de empleos de esa entidad para la contratación de personal; el Poder Judicial por estar la dirección de la adjudicatura en Nariño desde donde proveen los cargos en esa rama pública, entre otros casos, les ponen como ejemplo para analizar dicha situación.

Lo anterior sin tocar los temas de la línea fronteriza en Jardines de Sucumbíos, donde hay mucha tela por cortar o la forma como Nariño se hizo al territorio de la laguna de cocha, movimientos netamente políticos, aprovechando la indefensión del territorio putumayense por la falta de líderes políticos de peso en sus posiciones regionales y de reconocimiento en el concierto nacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No post found

Publicidad

No post found