La humillante y triste situación por la que atraviesa el personal auxiliar de enfermería y asistencial contratistas de los hospitales del Putumayo

punto 1 Comentarios. punto Entretenimiento

Desde hace 5 o 10 años los tiene trabajando por la misma remuneración mensual, el mínimo vital, a pesar de tener estudios técnicos con mucha responsabilidad en la vida de los putumayenses, los hospitales auto preciándose de grandes estrategas en la administración pública le agregan al mínimo el valor de la salud, pensión y riesgos profesionales, más los descuentos de impuestos de ley, lo que suma por ejemplo para este 2017 el redondeado valor de 1 millón de pesos mensuales, con lo que le muestran al personal contratista que gana ese valor cuando realmente apenas les alcanzan para menos del mínimo, considerando que ahora les exigen póliza de seguros de responsabilidad que amparen su labor, gastos que son netamente administrativos de la institución; lo anterior frente a las auxiliares de enfermería nombradas en la planta de personal de los hospitales que ganan como un sueldo básico 1 millón 500 mil pesos más los emolumentos de ley como son primas de servicios, de navidad, dotación, vacaciones, bonificación de recreación, entre otros muchos beneficios que las auxiliares contratistas no tienen.

mas información haga click sobre la fotografía

La no aplicación del principio de igualdad por lo menos en el sueldo ya que ni soñar con los emolumentos adicionales es infinitamente injusto y discriminatorio, en una dirigencia moderna que se precia de estar altamente calificada y preparada académica y socialmente en derechos de las personas.

Hay contratistas que llevan 8, 10 años y más al servicio de los hospitales y nunca han gozado de unas vacaciones, o por lo menos tan solo una bonificación especial por sus servicios y si las piden les suspenden el contrato dejando al trabajador en el limbo del desempleo.

Los contratistas no tienen derecho a hacer ninguna clase de reclamo de dignidad laboral o por lo menos de quejarse por el manejo de los horarios laborales que son establecidos como al hospital le plazca, teniendo que cubrir en todo momento los huecos que dejan los privilegiados horarios que el personal de planta tiene en fechas especiales, de fiesta, navidad, nocturnas o de fin de semana y festivos, algún reclamo al respecto por parte del personal contratista de inmediato se hace merecedor al trato de señalamiento de indisciplina, la amenaza laboral y la humillación por el salario sustento de sus hijos y la familia no se hacen esperar.

No se les da continuidad laboral, ni seguridad laboral, los tienen por contratación de pocos meses realizando al año hasta tres o cuatro contratos, con lo que se los somete prácticamente a la esclavitud laboral y la sumisión absoluta, caso contrario la respuesta es: “las puertas abiertas para que bien pueda ir a buscar a otra parte”.

Estos lamentables y profundamente tristes hechos se han repetido en cada administración que ha pasado por el manejo de los hospitales del Putumayo, ya sean rojos, azules, verdes, amarillos o cualquier color que le ponga, la humillante situación frente a la inmensa necesidad de trabajo deja ver un deplorable estado laboral del personal auxiliar de enfermería y  asistencial que trabajan en los hospitales de la región.

Sin embargo ellos como unos ángeles creados por la bendita profesión que gracias a Dios escogieron, están siempre allí prestos a salvar vidas putumayenses, con toda la actitud, la entrega, el corazón puesto en su trabajo y el pensamiento en la preocupación de no poder tener un escenario laboral que le permita brindar a su familia la estabilidad de un trabajo dignamente remunerado conforme a la responsabilidad que les asiste, esperando igualmente que llegue al poder o a las administraciones públicas un ángel que vele por ellas y ellos.

Una respuesta a “La humillante y triste situación por la que atraviesa el personal auxiliar de enfermería y asistencial contratistas de los hospitales del Putumayo”

  1. Cristina dice:

    Hola buema noche. Trabaje en el hospital José María Hernández deade abril del.2011 hasta el 30 de septiembre del 2017 el gerente señor Heraldo Mejía tomó la decisión de no contratarme.mas sin una justa razón. Aunque se que.fue influenciado por la.mujer que el.convive por problemas muy ajenos a mi. El.es una persona de valores escasos dejarse manipular por la.mujer. entregue lo.mejor de mi a mis pacientes con un gran sentido de pertenemcia por mi hospital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No post found

Publicidad

No post found